LLEGAR ES DIFÍCIL. MEJORAR, ES NECESARIO

LLEGAR ES DIFÍCIL. MEJORAR, ES NECESARIO

(Juancho Armental)

En un artículo anterior justifiqué mi idea de que tratar de mantenerse en un nivel determinado de rendimiento es un mal negocio en esto del deporte. Es más, yo afirmo que también es una mala inversión para la vida. Si no mejoramos, empeoramos.

Uno va mejorando su nivel de competencia a lo largo de su vida deportiva o profesional, hasta que llega a un nivel óptimo. En este punto el jugador/profesional tiene la sensación de que se sale. Si alcanzado ese nivel cubre una necesidad y no posee objetivos mayores, desde ese momento empieza su caída.

No tenemos que ir muy lejos para buscar ejemplos ilustrativos de este proceso. Los mayores siempre nos cuentan “sus batallas”, aquellas etapas en las que se comían el mundo. Aquellos eran tiempos mejores, pero tiempos pasados para cada uno. Su compromiso y lo exitoso de sus acciones les llevaron a alcanzar un listón particular en un tema determinado. Pero desde el momento en que lo alcanzaron, comenzó su caída. Ya nunca volvieron a ser los mismos, por no pretender ser mejores.

Con los niños he observado algo similar. Tengo la suerte de trabajar con muchos jóvenes futbolistas desde hace seis años y estoy llegando a la siguiente conclusión. Si un niño tiene un estado de rendimiento muy alto en edades alevines, posee muchas papeletas para frustrarse en pocos años. En cadetes comparará su rendimiento con lo que experimentaba con once años, y si no avista cierta similitud en las sensaciones, comenzará su “follón” mental. Si un jugador, por el hecho de crecer, llega un momento en que cree que ya no es capaz de hacer bien lo que hacía o hacer mejor que los demás lo que hacía, se planteará, por comparación, que ya no es lo que era. Para reducir la disonancia cognitiva recordar el pasado a veces funciona, pero en muchas otras termina por ser algo frustrante, sobre todo cuando hablamos de algo tan relevante para el autoconcepto de un chico como jugar al fútbol. El “yo hacía esto pero ahora ya no soy capaz”, tiene un efecto devastador sobre la autoestima de muchos jugadores, sobre todo en los que piensan que su talento se ha “evaporado”.

Asimismo, me he encontrado con futbolistas profesionales que estiman que su mejor nivel de rendimiento lo tuvieron en su etapa juvenil o cuando jugaban con el equipo filial del que salieron, y diez años después siguen comparando su rendimiento en base a aquel nivel. La idea que trato de transmitir es que si un saltador de altura que ha llegado a saltar 2 metros y 5 centímetros se propone seguir saltando esa altura, no creo que lo consiga. El único modo de hacerlo es pretendiendo saltar un centímetro más y haciendo todo lo que tiene que hacer para saltar ese nuevo listón.

Cuando caemos, cuando empeoramos, no tenemos porque ser conscientes de lo que nos está pasando. Casi siempre la caída es sutil, y en muchas ocasiones esta percepción se ve distorsionada por la inercia de los resultados que vamos obteniendo. Como gano, creo que sigo estando a buen nivel. Es necesario ser consciente de que ya no mejoro, de que he cambiado mi disposición a seguir mejorando. He dejado de hacer las cosas que me servían para ser cada vez mejor.

Ahora viene lo bueno del proceso. Si llegado el momento, te das cuenta de que estás tan mal que tienes que hacer determinadas cosas para recuperar tu desempeño ideal, y las haces, pronto recuperarás un estado de rendimiento mejor, no el óptimo, pero pronto incrementarás tu desempeño. No quiere decir que llegues a tu estado de rendimiento máximo, aquel del listón, pero si que mejoras lo inmediato. Antes, cuando estabas que te salías, movías 135 kilos haciendo sentadillas, pero ahora, con 90, vas justito. Tras volver a entrenar, mejoraste tu marca hasta los 122 kilos, pero para llegar a mover 135 kilos tendrás que hacer, como mínimo, tantas cosas como antes, y sobre todo, pretender llegar a los 140 kilos. Has estado tan abajo, que tu sensación de recuperación no se percibe en relación a los 135 kilos que movías en tu mejor momento, sino en relación al punto en el que has estado con anterioridad, en este caso, una situación alarmante en la que sólo levantabas 90.

Los psicólogos denominamos a este suceso “efecto de contraste”, en el cual te comparas con tu estado anterior más inmediato. Imaginemos tres recipientes llenos de agua. Uno a tu derecha con hielo, otro en el medio a temperatura normal, y otro a tu izquierda significativamente caliente. Si tienes tu mano derecha durante un tiempo en el recipiente de agua con hielo y la metes en el recipiente de agua tibia, te parecerá que ésta está muy caliente. En cambio, con tu mano izquierda pasará todo lo contrario. Si tu mano reposa en el recipiente de agua caliente y la pasas al recipiente del medio, te parecerá que el agua está considerablemente fría. Está claro que si te comparas con ese punto en el que las alarmas eran más que evidentes, tu sensación puede ser muy favorable, pero lo cierto es que es engañosa porque dista significativamente del estado en “el que te sales” como jugador, dista mucho de ese estado en el que estableciste tu listón. Tus creencias de éxito tienen que ver con tu percepción, pero no con la realidad. Te ves alto, pero no estás tan alto como tú te crees. Si no buscas un objetivo superior, que te rete, no lo darás todo.

¿Qué suele suceder ahora? Últimamente estoy llegando a la siguiente conclusión. Si me creo que ya está, que ya vuelvo a ser lo que era, volveré a caerme. Se repetirá el proceso de nuevo. Pero cuidado. El matiz es que ahora partimos de un punto más bajo que en el primer momento, aquel en el que todo me iba bien. Ya dijimos que ese nivel era ficticio. Es mejor que el anterior, pero peor que el que soy capaz de conseguir. Esta es la pauta habitual, combatida únicamente desde un planteamiento de objetivos adecuado.

¿Y cómo podemos saber si nos va a pasar esto? A la hora de explicar el funcionamiento de las personas y predecir lo que harán en un futuro, los psicólogos sabemos que el mejor predictor de una conducta futura es una conducta pasada. En ese mismo contexto, con esas mismas personas, podemos afirmar: “dime lo que has hecho, y te diré lo que es más probable que hagas”. Si has cumplido un objetivo y no lo has repetido, es que has dejado de hacer determinadas cosas. Si has cedido en tu disposición, si has dejado de tirar del carro, y tu rendimiento cae, es muy probable que en un futuro, en situaciones similares y con la misma percepción, tengas el mismo comportamiento.

Las recetas más efectivas ante este derrumbamiento están al alcance de todos. En primer lugar es cambiar la percepción de la situación. El simple hecho de que el jugador (un profesional) sepa que si no persigue mejorar traerá consigo una disminución de su rendimiento, a veces es suficiente.

En segundo lugar, yo apelo a buscar objetivos mayores, y si se puede, buscar objetivos trascendentes. Mediante la búsqueda de objetivos realistas, que sean difíciles pero alcanzables, paliamos esa carencia, mejoramos su disposición y lo acercamos a un compromiso nuevo.

Para finalizar, darle feedback. Decirle lo que se ve desde fuera, aunque él no lo vea. Hacerle ver lo que está sucediendo.

 Llegar es difícil. Claro que si, pero mejorar, que también tiene lo suyo, es necesario.

Hasta la próxima

 

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

GRUPO ARESTORA: información de empresa

¿QUIERES UN APOYO DE VERDAD PARA TU EMPRESA?

Somos ASESORES DE RECURSOS HUMANOS y ASESORES DE SELECCIÓN DE PERSONAL (cazatalentos). Damos nuestra opinión de si lo que nos piden ES O NO ES lo que se necesita y aportamos soluciones a medida que nos permiten AYUDAR y FIDELIZAR a más del 80% de nuestros clientes.

Más de 30 profesionales nos volcamos en dar SOLUCIONES PRÁCTICAS y CON RETORNO económico (no todo compensa) de recursos humanos, coaching, selección de personal (búsqueda de empleo), formación y rendimiento para empresas, y todo ello con un PRECIO JUSTO y razonable a través de nuestros 3 formatos comerciales que se adaptan al tipo de empresa y servicio demandado que sea.

Nos guiamos por nuestra máxima: ¡SI NO MEJORAS…EMPEORAS!

 

¿TE GUSTARÍA DISPONER DE UN APOYO EXTERNO QUE HICIERA O TE AYUDARA EN … ?
Infórmate sin compromiso sobre cómo trabajamos o trasládanos tu necesidad escribiéndonos a informacion@gupoarestora.com.

www.grupoarestora.com

Novedad 2018: PORTAL DEL EMPLEO – OFERTAS DE EMPLEO (ARESJOBS). En construcción!!
https://grupoarestora.com/empleo/

 

Trabajos de Recursos Humanos (RRHH), Coaching, Consultoría y Selección (cazatalentos).

¿Quieres que tu empresa sea más competitiva?

Ayudamos a todo tipo de empresas, sean del sector o tamaño que sean (multiformato comercial), a solucionar sus problemas de rendimiento organizacional mediante nuestro servicio de consultoría integrado y a resolver sus problemas de contratación de personas mediante nuestro SERVICIO AVANZADO de selección de personal.

 

QUÉ NOS SOLICITAN NUESTROS CLIENTES EN 2018 (últimas noticias):

– Externalizar sus departamentos de Recursos Humanos. Parcial o totalmente.
– Externalizar procesos de Selección y Departamentos de Selección (total o parcialmente).
– Gestión de ofertas de empleo y Curriculum Vitae.
– Dar servicio al departamento (Búsqueda continua de Curriculums vitae, criba, primeras entrevistas, etc.).
– Proyectos: disminuir absentismo, aumentar productividad, depurar procesos de trabajo, mejorar clima laboral, organizar la empresa, elaborar cuadros de mando, prestigiar el área de Recursos Humanos, formar a sus mandos intermedios en habilidades de gestión de personas, etc.
– Apoyo técnico externalizado al responsable / director y a sus departamentos.

 

Servicios (últimas noticias):
– RECLUTAMIENTO MULTICANAL.
– SISTEMA INTEGRADO DE GESTIÓN DE CVS (Curriculums vitae).
– SELECCIÓN MULTIFILTRO.
– SISTEMA DE COMUNICACIÓN AUTOMÁTICO.
– SUBCONTRATACIÓN SEGMENTADA DEL PROCESO.
– SUBCONTRATACIÓN POR PROYECTOS. Gestión de ofertas de empleo.
– INTERIM SELECTION (ROTATORIO).

* Más de 2.500 candidaturas APTAS en nuestras bbdd.
** Más de 300.000 cvs de personal técnico cualificado y directivo en nuestras bbdd.

Presencia y trabajos continuados de consultoría del rendimiento en Brasil, Chile, Italia, Centro América, y en toda España (Coruña, Pontevedra, Lugo, Ourense, Madrid, Guadalajara, Valencia, Granada, Málaga, Sevilla, Gran canaria, Barcelona, León, etc.).

PRIMERO LO HACEMOS BIEN; DESPUÉS YA LO MEJORAREMOS

Sin categoría

Deja un comentario